Fin de la suspensión del “derecho de separación del socio” en caso de falta de distribución de dividendos

El 2 de octubre de 2011 se introdujo en la Ley de Sociedades de Capital (“LSC”) el polémico artículo 348 bis que regula, sujeto a determinados requisitos, el derecho de separación por parte de los socios o accionistas de sociedades no cotizadas en el supuesto de que la sociedad en la que participan no hubiera distribuido dividendos.

No obstante ello, en fecha 22 de junio de 2012 fue suspendida su vigencia en virtud de la Ley 1/2012, de 22 de junio, de simplificación de las obligaciones de información y documentación de fusiones y escisiones de sociedades de capital. Su suspensión se ha prorrogado en varias ocasiones pero, desde el pasado 1 de enero de 2017, el mencionado derecho de separación de los socios o accionistas ha vuelto a entrar en vigor.

El derecho de separación podrá ser ejercitado por el socio o accionista siempre y cuando se cumplan los siguientes requisitos previstos en la LSC:

El plazo máximo para que el socio o accionista ejercite el derecho de separación será de un mes a contar desde la fecha de celebración de la Junta General.

Se trata de un precepto que, en la práctica, tendrá una notable importancia en las sociedades no cotizadas ya que, por un lado otorga un importante poder a los socios minoritarios para evitar situaciones de abuso de poder por los socios mayoritarios, pero por otro lado es susceptible de generar importantes situaciones de conflicto al poderse encontrar la compañía obligada a repartir dividendos aun cuando el interés social pueda desaconsejarlo.

Volver atrás

CHR Legal

CHR Legal