¿Tiene Ronaldo un problema fiscal?
por José María Cusí Navarro

CRÓNICA GLOBAL

Estos días es noticia que Cristiano Ronaldo ha acudido a los juzgados por un presunto fraude tributario de la friolera de 14,7 millones de Euros, por la tributación asociada a sus derechos de imagen y la pregunta es: ¿Tiene realmente Cristiano Ronaldo un problema fiscal? La respuesta es ambigua porque hay criterios a favor y en contra de la atracción a tributación en España de las rentas procedentes de la explotación de los derechos de imagen de artistas y deportistas gracias a una preocupante jurisprudencia creada en contra de los principios de nuestro sistema jurídico.

El derecho español, inspirado en el derecho romano, parte, a diferencia del sistema anglosajón conocido como “common law”, del llamado derecho positivo o norma escrita, frente al “case law” del sistema anglosajón. Ello no significa que la jurisprudencia -criterio reiterado (dos o más sentencias) del Tribunal Supremo- carezca de validez en España, pues la misma se reconoce como complemento del ordenamiento jurídico español al inicio de nuestro Código Civil (art. 1.6), pero la jurisprudencia debe partir de la interpretación de la ley, la costumbre y principios generales del derecho.

Por otra parte, existen los denominados convenios para evitar la doble imposición internacional, que son acuerdos internacionales bilaterales que suscriben dos Estados en aras a evitar que una misma renta obtenida por el residente de un Estado en el otro Estado tribute dos veces, una en cada Estado, convenios que forman parte de nuestro ordenamiento jurídico interno desde el momento que se publican en el BOE (art. 1.5 Código Civil) y con los efectos de la entrada en vigor que los mismos dispongan.

Adicionalmente, existe un modelo de convenio para evitar la doble imposición que nace de la OCDE y que ha ido evolucionando desde un borrador de 1963 hasta el actual modelo de 22 julio de 2010. De dicho modelo y respecto al tema que nos ocupa debo destacar dos aspectos: por un lado la inclusión de la conocida como “cláusula Sinatra” (en alusión al fallecido y brillante cantante, Frank Sinatra) que viene a establecer que las rentas que perciba un artista o deportista en un Estado a través de una sociedad residente en otro Estado, deberán tributar siempre en el Estado mencionado en primer lugar, que suele ser el Estado de residencia o donde actúe/compita el artista o deportista; y por otro lado el preámbulo, que no el articulado, de dicho último modelo de convenio prevé que los convenios para evitar la doble imposición anteriores al último modelo, deben ser interpretados a la luz de dicho modelo.

Finalmente existe una peligrosísima –no en el mundo anglosajón pero sí en España por lo dicho al inicio- jurisprudencia del Tribunal Supremo que nace con las sentencia de 11 de abril de 2008 y de 13 de abril de 2011, que concluye que un comentario del preámbulo -como el comentado- del modelo de convenio de la OCDE es norma aplicable y falla en contra de la literalidad del BOE que publica el convenio hispano-holandés, que carecía de cláusula Sinatra, concluyendo que aunque el convenio -indiscutible norma aplicable en España- no prevea dicha cláusula, todo artista o deportista que cobre rentas de un Estado (España) a través de sociedades en otro Estado (Países Bajos), deberá tributar en el primer Estado (España).

Por consiguiente, pese a que el sistema jurídico español descansa en la norma escrita, nuestro Alto Tribunal se ha creído legitimado a omitir dicha principio básico aplicando la que se conoce como “interpretación dinámica de los convenios” sacándonos así a los fiscalistas internacionales el suelo de los pies, pues hoy existen argumentos a favor y en contra del proceder fiscal de Cristiano Ronaldo y por tanto puede decirse que su situación no es pacífica por la inseguridad jurídica derivada de dicha línea jurisprudencial.

No basta ser “rico, guapo y un gran jugador” -como Ronaldo se autodefine- hay que estar también profesionalmente asesorado. 

Ver la noticia

Volver atrás

CHR Legal

CHR Legal